Trasmisiones de Silo desde el Parque Punta de Vacas:

El Humanismo

La Experiencia

El Mensaje

Los Lugares

Los Temas

Noticias

nov 18, 2014

El pasado 25 de octubre, tuvo lugar una Jornada de Inspiración y Espiritualidad en el Parque de Estudio y Reflexión de Toledo.

Jornada Inspiracion


sep 7, 2013

La duplicación de objetos llega con el descubrimiento de la fundición de los metales. Hasta entonces todas las figuras que se hacían eran originales.


sep 5, 2013

 

En este Taller profundizamos sobre:

- La distinción entre dolor y sufrimiento

- La raíz y las tres vías del sufrimiento

- La ruptura de la contradicción interna como vía de superación del sufrimiento


Lee todas las demas Noticias

 

¿Qué son?

Los Parques de Estudio y Reflexión son espacios abiertos, aptos para el estudio, la reflexión y la inspiración mental y espiritual, para experiencias que favorezcan la solidaridad y el afecto entre las personas. Son a su vez, ámbitos de encuentro e intercambio, entre aquellas personas interesadas en la superación del sufrimiento y la violencia personal y social, y con deseos de encontrarse con lo mejor de sí mismas y de los demás, en búsqueda de experiencias internas profundas e inspiradoras que nos permitan vislumbrar el sentido de la vida, ese sentido tantas veces perdido u olvidado, pero rencontrado siempre por los seres humanos en distintos momentos de la historia.

Los Parques son construidos con el esfuerzo de los voluntarios del Movimiento Humanista y del Mensaje de Silo y no reciben subvenciones ni aportaciones de gobiernos ni empresas.

 ¿Para qué son?

Los Parques son espacios abiertos al Estudio y Reflexión, para profundizar en nosotros mismos y favorecer la no-discriminación, el afecto y la reciprocidad en el trato a los demás.

Aspiramos a que desde ellos surja una verdadera oleada de buenos sentimientos que ayuden a develar lo Sagrado en uno y fuera de uno, permitiéndonos comprender que no estamos solos en este mundo ni en los infinitos mundos.

Elementos de los Parques

La Sala: Desde sus orígenes, el ser humano ha buscado o construido recintos donde fuera posible conectar con una realidad superior. Así, diversas culturas usaron claros del bosque, cuevas en la montaña e islas, con ese carácter de lugares sagrados.

Construcciones redondeadas, mandórlicas, aterrazadas, rematadas con cúpulas, con conos, con agujas, con minaretes. Entre ellas se encuentran las grandes “stupas” de forma semiesférica rematadas en un conoide, hoy diseminadas por la India y otros países de Asia. La Sala está inspirada en ellas; pero mientras aquellos son lugares cerrados e inaccesibles, nuestras salas son abiertas, vacías y sin íconos, imágenes o símbolos. Un lugar dispuesto para ser “llenado” por las personas.

Su interior simboliza el acceso a la experiencia interna profunda a través de un espacio vacío de íconos, símbolos o imágenes. Exteriormente, los muros hacen de enmarque de una esfera, que en su cúspide indica la dirección hacia lo alto. La forma esférica de la Sala lleva a sentirse incluido en ella y a experimentar una conexión profunda con uno mismo.

El Monolito: Se incluye entre las formas que desde antiguo fueron llamadas “ejes del mundo”, por conectar el cielo y la tierra. En la literatura de distintos pueblos, escaleras, lianas, montañas y árboles son formas de acceder al cielo. Así lo relatan varios cuentos infantiles e historias, como por ejemplo la del Mago Merlín, cuya sabiduría se nutría del roble; o la de Jacob, que en sueños vio la escala por la que los ángeles subían y bajaban del cielo. También los obeliscos egipcios, símbolo de los rayos de su dios solar, cumplían esa función.

En cada Parque un Monolito de acero inoxidable fija las coordenadas espacio-temporales.

 

 

La Estela o Muro de Reconocimiento: En distintas latitudes y momentos históricos las Estelas testimoniaron acontecimientos significativos para la época en las que fueron construidas. Así encontramos, por ejemplo, las estelas mesopotámicas, egipcias, sumerias o mayas.

En los Parques las Estelas contienen los nombres (grabados en chapas de acero inoxidable) de las personas que contribuyeron para su construcción.

 

 

 

La Fuente: Tanto en las historias de la creación como en la mitología en general, el agua simboliza la sustancia primordial de la que nacen y a la que vuelven todas las formas. Tradicionalmente está relacionada con lo femenino y la fecundidad.

Muchos pueblos han considerado sagrados a manantiales y fuentes que, en el caso de los jardines islámicos, han ocupado un lugar central, reproduciendo los Jardines del Edén.

Las Fuentes de los Parques se inspiran en las formas del yoni-lingam de la India, que representa los dos principios, femenino y masculino. El tantra ve en el yoni-lingam la representación  suprema de lo que hay de Dios en nosotros, de la energía creativa que se manifiesta en el pensamiento y en la capacidad de crear vida.

El Umbral: Marca el límite entre la externalidad del mundo y la interioridad del ser humano, buscando producir un cambio en el estado interno de todo aquel que entra a este lugar.

Los Umbrales de los Parques están inspirados en los arcos torii de los santuarios shinto. Se levantan indicando una posibilidad, invitando a superar un límite, a atravesarlo para adentrarse en otros espacios y tiempos mentales.

 

 

 

El Centro de Trabajo: Es el lugar donde se realizan seminarios, retiros y jornadas de trabajo personal.

 

 

 

 

 

 

 

El Centro de Estudios: Es un lugar de retiro y estudio. En este ámbito se desarrollan los trabajos de Escuela. Es donde los Maestros realizan sus prácticas y estudios, investigan, reflexionan y producen contribuciones útiles para la superación del sufrimiento.